miércoles, 15 de febrero de 2017

11 plagas ponen en riesgo a los cultivos vallunos

El tamaño de la mosca blanca, dos milímetros, hace pensar que es inofensiva, pero cuando ataca, lo hace en enjambre y puede devastar centenares de hectáreas de cultivos, como sucedió el año pasado en Omereque.

En 2016, miles de esos insectos con cuerpo de color crema y alas blancas, se posaron en el envés de las hojas de las plantas de tomates de los productores omerequeños. Esa parte del fruto tenía las suficientes porosidades por donde la mosca blanca chupó los nutrientes de los tomates y acabó con 1.300 hectáreas de cultivos.

Al igual que esa plaga, existen al menos otras 10 que se constituyen en una amenaza para la producción agrícola del departamento, de acuerdo a un informe del extécnico del Servicio Departamental de Agricultura y Ganadería (SEDAG) Omar Mérida.

Los otros insectos son la polilla, piojos, pili pinto, arañuela, mosca de fruta, mosca picuda, nematodo rosario, nematodo de agalla, mariposa nocturna y la pulguilla saltona.

Todas están controladas, debido a que los productores invierten entre 7 mil y 21 mil bolivianos en cada cosecha.

Si no lo hicieran, las colonias de organismos deteriorarían entre un 20 por ciento a un 100 por ciento las plantaciones.

VULNERABLES El presidente de la Asociación de Municipios de Cochabamba (Amdeco), Héctor Arce, explicó que en el departamento existen dos zonas que son más vulnerables a los insectos, el Trópico y la parte Andina.

Añadió que los invertebrados artrópodos que proliferan más en esos sectores son la mosca blanca y la mosca de fruta.

Hay un par de factores que propician la abundancia de las dos moscas: sus climas y el exceso de cultivos que los atraen, las frutas y las papas.

Las polillas hembra devastan los terruños de papa poniendo huevos en diferentes partes de la planta. Desde los tallos hasta los propios tubérculos están en la mira, pero lo más grave, de acuerdo a Arce, es que incluso entierran sus huevos en el suelo y en los sacos de almacenaje del producto. De manera que, cuando la polilla sale del “cascarón”, se alimenta de casi toda la planta.

Un episodio con insectos parecidos a las polillas, pero más grandes, las mariposas nocturnas, se registró recientemente en Tiraque, a 150 kilómetros de la ciudad, de acuerdo a un reporte de un funcionario del Servicio Departamental de Salud (SEDES).

Contó que a fines del mes pasado, “ese municipio amaneció con una plaga de taparanku (término aimara que hace referencia a este insecto)”.

Eran “miles y miles” de mariposas nocturnas que estaban en casas, el templo y la escuelita del lugar.

No se conoció que la plaga haya afectado algún cultivo, pero por antecedentes reportados en otros países, se sabe que este tipo de invertebrados se posa en los frutos y pone una larva que luego los deteriora por completo.

MOSCA DE FRUTA El otro tipo de mosca al que es vulnerable el Trópico de Cochabamba es la mosca de la fruta.

En 2011, el programa Promosca del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) identificó que más de 80 municipios del país enfrentaban a ese insecto.

Solo en Cochabamba, en 2015 afectó al 30 por ciento de los cultivos de durazno en municipios del Valle Alto.

Una vez que el insecto pica a los frutos, estos se pudren antes de la cosecha y ya no sirven para el consumo humano.

TEMIDO Arce señaló que los agricultores cochabambinos destinan entre el 25 por ciento y 50 por ciento de la inversión económica total de cada cosecha a la compra de productos químicos.

El gasto es elevado porque, en temporadas críticas, se debe fumigar las plantas hasta dos veces por semana.

Ese período es entre mayo y junio, meses en los que las plantas son mas frágiles a los insectos por las condiciones climatológicas del departamento.

Cada envase cuesta hasta 700 bolivianos, de acuerdo a la cantidad y al tipo de cultivo en el que se aplicará.

APOYO Arce lamentó que las autoridades de ningún nivel les otorguen químicos para amortiguar los gastos.

Al respecto, el director del Servicio Departamental de Agricultura (SEDAG), Antonio Vía, aseveró que respaldan a los productores en su lucha contra las plagas por medio de cursos de capacitación y asistencia técnica. En algunos casos, cuando se hacen demostraciones en parcelas, se proporcionan algunos plaguicidas.

No obstante, reconoció que no se entregan insecticidas a los productores del departamento.

Taller

El SEDAG dio un taller sobre la mosca blanca a la Asociación de Productores de Hortalizas de Omereque (APHO), la gestión pasada.

3 Municipios

Los tres municipios que son productores de papa por excelencia en Cochabamba, Totora, Epizana y Pojo, son los más vulnerables al ataque de una plaga de polillas, de acuerdo a un reporte de la Asociación de Municipios del departamento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada